Cambios de Gobierno y nombramiento de cargos en las regiones

Cada cuatro años, en las regiones del país se produce un intenso período marcado por la salida de los equipos de administración de cada gobierno y el traspaso al siguiente equipo, una etapa breve de algunos pocos meses, centrada principalmente en los dos o tres meses previos al inicio de cada gobierno.

Los cambios de gobierno y el nombramiento de cargos en las regiones, en presencia de coaliciones políticas formadas por más de dos partidos políticos, obedece a varias lógicas que el ciudadano intuye pero no siempre conoce en detalle.

¿Qué consideraciones se toman en cuenta a la hora del nombramiento de cargos en los equipos de los gobiernos regionales?

La primera respuesta a esta pregunta es la que afirma que todos los nombramientos y los cargos en los equipos de gobierno en regiones (Intendentes, Gobernadores, SEREMIS y Jefes de Servicio) son designaciones políticas, es decir, deben considerarse en virtud de la pertenencia política y de las afinidades políticas de cada uno de los nombrados.

Todos estos son cargos políticos.

TRAYECTORIA FORMAL DE LOS NOMBRAMIENTOS.

La trayectoria formal que siguen los nombramientos regionales es la siguiente: 1º los presidentes de los partidos de la coalición entregan al Intendente designado las listas de candidatos a los cargos, SEREMIS y Jefes de Servicios; 2º el Intendente designado forma en la región las ternas priorizadas, consultando con el o los parlamentarios de la coalición; 3º el Intendente propone a los respectivos Ministros designados las ternas priorizadas de los respectivos cargos sectoriales y 4º el Ministro respectivo toma la decisión y prioriza desde las ternas recibidas y propone los nombramientos definitivos al Presidente de la República.

Para que un cargo llegue a la decisión de nombramiento del Presidente de la República, habrá atravesado por estos cuatro pasos procedimentales.

TRAYECTORIA POLÍTICA DE LOS NOMBRAMIENTOS.

Pero además, se habrán tomado en consideración otros factores relevantes para el  respectivo nombramiento:

1º en primer lugar, los equilibrios proporcionales de cargos entre los distintos partidos políticos que componen la coalición de gobierno: se busca establecer una cierta proporción entre los distintos partidos, teniendo como criterio de equilibrio, el resultado electoral más reciente de cada partido en la región respectiva;

2º la opinión del o los parlamentarios de la coalición. Se parte desde la premisa que supone que el parlamentario (senador o diputado) conoce en detalle la geografía política de su territorio y por lo tanto, puede aportar una opinión certera respecto de la calidad política o profesional de los posibles nombrados.  El o los parlamentarios de la región tienen la posibilidad de intervenir en el proceso de nombramientos, ya sea a nivel de la región (Intendente designado) o a nivel central (Ministros designados). De esta participación indirecta de los parlamentarios en los cargos regionales, resulta una explicación plausible de la proporción o desproporción que se presenta en los equipos de SEREMIS y jefes de servicios pertenecientes a militantes de uno u otro partido político, generalmente coincidente con el partido político del parlamentario de la región;

3º los equilibrios de género: se busca cada vez más que haya un equilibrio proporcional de género en los elencos REGIONALES de SEREMIS y de Jefes de Servicio, siendo la meta ideal alcanzar una norma de 50 y 50;

4º la opinión de los Ministros sectoriales respectivos y eventualmente de los presidentes nacionales de los partidos de la coalición;

5º la pertenencia del militante postulante a un cargo, a alguno de los sectores o tendencias existentes al interior de su respectivo partido, lo que determina la menor o mayor influencia que su nombramiento tendrá en el equilibrio de cargos de dicho partido, dentro del total de nombramientos en la región.

En definitiva, ésta lógica en la formación de elencos y equipos de gobierno en las regiones, que la jerga popular ha denominado “cuoteo político“, responde a una necesidad intrínseca de la formación de gobiernos de coalición, basada en el criterio de la proporcionalidad y el equilibrio de acuerdo al potencial político y electoral de cada partido de la coalición.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s