La incongruente pretensión territorial de Bolivia – Alonso Escobar

El profesor Mario Arnello, de la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile, solía decir en clases, que “no existen países amigos, sino que intereses en común”; lúcidas palabras de raíz europea, que nos explican que tampoco existen países enemigos, sino que intereses contrapuestos; pero que fácil se olvida estos principios básicos de las relaciones internacionales en un sector de la sociedad chilena, al abanderarse con ideas ajenas que abiertamente pueden perjudicar los intereses nacionales.

alonsoescobar

Esta columna no se trata de Derecho, sino de sentido común; casi todos los países del Mundo consolidaron sus fronteras por la vía violenta, jamás ha sido un argumento la victimización del vencido; la política exterior no es un juego de cartas, ni es un mero juicio en tribunales salomónicos como La Haya, en donde las naciones dignas jamás se someten (Argentina y Brasil), política que es peligrosamente belicista, desconociendo la soberanía de las naciones, los tratados de límites y la estabilidad fronteriza.

Bolivia nunca nació con acceso al Mar; perdió territorio con la totalidad de los países que comparte frontera, en el que solo un 11% corresponde a nuestros; ha enfrentado conflictos no solo con nuestro país, sino que también con Paraguay, Perú, Brasil y Argentina; este último le declaró oficialmente la guerra apenas se formó la confederación del Mariscal Santa Cruz, apropiándose posteriormente de la zona de Salta y gran parte de lo que hoy es el Norte trasandino. Paraguay le quitó por la vía armada gran parte del Chaco; en esta última, militares chilenos en su gran mayoría de tendencia de izquierda, provenientes de la República Socialista, participaron en la causa boliviana; cuya memoria no ha sido honrada ni por el progresista Evo Morales.

Brasil quizás refleja la mayor inconsecuencia de la hostil política boliviana hacia nosotros; perdieron casi el 50% de su territorio con los cariocas, el acceso a gran parte del Amazonas, Mato Groso y el Acre, que le daba vía al océano Atlántico, enfrentándose hasta 1903; es decir 20 años después de la Guerra del Pacífico y un año antes del tratado que pretenden desconocer de 1904; ¿Por qué Bolivia no es coherente en su trasnochado irredentismo molestando a Argentina, Brasil y Paraguay? ¿Por qué a los niños bolivianos no les enseñan en las escuelas a odiar a sus otros vecinos como lo hacen con nosotros?

Porque estratégicamente somos el país más débil, de más fácil acceso marítimo, y más fácil de aislar mediante embustes, por medio de la victimización de su pobre desempeño como nación, producto de sus propias incompetencias, y en donde no tenemos ninguna responsabilidad; sin olvidar que es un excelente negocio político. De verdad molesta que nuestro aparato comunicacional, no explote al máximo estas brechas, bajo la amenaza de exigir desconocer todas las fronteras que posee Bolivia con sus otros vecinos, multilateralizando la situación como lo hacen los altiplánicos.

Es absolutamente incoherente reclamar por la entrega de los recursos naturales, sin defender el territorio nacional.

Anuncios

Un comentario en “La incongruente pretensión territorial de Bolivia – Alonso Escobar”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s