Texto del discurso de la Presidenta Michelle Bachelet en acto entrega subsidios habitacionales, Punta Arenas, 29 de enero de 2018

S.E. la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, participa en ceremonia de entrega de subsidios del Fondo Solidario de Elección de Vivienda.

Amigas y amigos:

Es una tremenda alegría volver a estas tierras australes, poder compartir con ustedes, llevarse como siempre ese cariño y afecto magallánico que me han hecho sentir cada vez que he visitado estas tierras en estos cuatro años y también en mi primer Gobierno. Un cariño que he sentido aquí en Punta Arenas, en Porvenir, Natales, Williams, Primavera, y también en Cerro Sombrero.

Hoy puede que sea mi última visita a la región como Presidenta. Y es una tremenda satisfacción hacerlo para compartir este momento tan importante y esperado por estas 262 familias, que hoy reciben los subsidios de las que serán sus futuras casas. Hoy un sueño se empieza a hacer realidad para estos cuatro Comités de Vivienda: “Brisas del Sur 3”, “Pioneros 2”, “Vista Monte Sarmiento” y “Vista Monte Fenton”.

bachelet2-300x225

Pero, sobre todo, porque estamos hablando de viviendas y departamentos que cumplen con los más altos estándares de calidad, que se han diseñado pensando específicamente en lo que se necesita para vivir en la región, con el clima que todos sabemos, pero que cada vez que yo vengo como que se mejora el tiempo, entonces, siempre yo digo -en broma, claro- “puchas, se quejan de más, mire qué cosa más linda el tiempo”. No. Pero sabemos cómo es acá: sabemos que en un mismo día en Porvenir puede tener cuatro estaciones uno, por ejemplo.

Porque sabemos que no podemos construir las mismas viviendas acá que en el norte del país. Y ésa es una de las cosas importantes que hemos hecho en materia de política habitacional: que sea más flexible, para dar respuesta a la enorme diversidad de requisitos que tenemos en nuestro país.

Que consideren la importancia de la cocina magallánica, de las chifloneras, de la vista al estrecho. Que sean viviendas que respetan y preservan la identidad patagónica, sus costumbres, sus modos de habitar.

Estas familias -que hoy día aquí nos acompañan- serán en un futuro próximo los nuevos vecinos de la zona sur de la comuna. Claro que ahora es todo muy diferente a como fue hace 7 décadas, cuando las primeras familias que venían de Chiloé se instalaron en estos terrenos y empezaron a armar la Población 18, esos hombres y mujeres que a punta de pala, serrucho y martillo levantaron sus hogares.

Los barrios que surgirán a partir de estos conjuntos habitacionales estarán bien ubicados, cerca de colegios, supermercados, gimnasios, multicanchas, al Complejo Deportivo Barrio Sur y al Parque María Behety. Y también al nuevo Parque Urbano Manuel de Salas, que vendrá a sumar una nueva área verde para ese sector.

Es decir, van a vivir en una zona consolidada, con buenos servicios y conectividad.

Porque ése fue nuestro compromiso con la región y con el país. Construir más viviendas, pero de calidad, ajustadas a la realidad de cada territorio, bien ubicadas, con servicios cerca y con conectividad.

Porque, más que viviendas tan sólo, lo que hemos tratado de hacer es construir hogares acogedores en barrios amables, donde las familias inicien esta nueva etapa con las mejores condiciones, con la certeza que los niños podrán ir al colegio, a la sala cuna cerca, que no habrá que recorrer toda la ciudad en busca de atención de salud, que habrá buen transporte para moverse a diario al trabajo o la escuela.

Y con orgullo podemos decir que hemos cumplido. Más de 5 mil 200 familias de la región, durante este Gobierno habrán accedido a una vivienda financiada con subsidio habitacional del Estado. De ellas, una de cada cuatro (25%) son proyectos de integración social.

Fíjense, yo les dije “5 mil 200 familias” ¿saben ustedes cuál era la meta que teníamos al principio? Era alcanzar 600 viviendas por año -aquí está feliz el Seremi ahí, sonríe-  y hemos logrado construir casi el doble. Y ésa es la envergadura del logro, del alcance del esfuerzo regional en materia de política habitacional. Así que yo creo que se merecen un aplauso.

Pero a esto, hay que sumar más de 6 mil 300 familias, que habrán mejorado, ampliado o adaptado su vivienda con subsidio del Estado.

Mujeres como doña Gabriela Paterito, de Puerto Edén, descendiente Kaweskar, que hoy ve su vivienda mejorada, con una ventana que le permite ver el mar, esa petición tan sencilla que ella hizo en su momento, pero tan importante para su cultura canoera.

Así los habitantes de las diferentes comunas de la región, los Kaweskar, los Yaganes en Puerto Williams, han visto como mejora su calidad de vida, al mejorar su hábitat, pero a partir de los que, para ellos, es importante.

Y yo creo que ése ha sido el lazo esencial que creamos con la Región de Magallanes durante este Gobierno. Aprendimos a escucharnos, a trabajar juntos, a respetar la voluntad magallánica, a trabajar por concretar sueños largamente anhelados por sus habitantes.

Y eso justamente ha sido el Plan de Desarrollo de Zonas Extremas, porque no fue algo que a nosotros se nos ocurrió desde Santiago, fue algo que aquí trabajaron. Una nueva manera de relacionarnos con nuestras regiones, en el extremo sur y en el extremo norte. Entender que las dinámicas son diferentes, que los proyectos no se pueden evaluar con los mismos criterios que en Santiago, que la voz local es la primera que tiene que ser escuchada.

Tan importante, a mi juicio, como el monto de las inversiones y el tipo de inversiones es la manera cómo se creó este Plan Especial. Así se acordaron 37 proyectos y tomamos la decisión de invertir casi 500 mil millones de pesos en lo que Magallanes ha priorizado, y éste es un hecho único en la historia de esta región. Así, con el apoyo de este Plan y de las inversiones regionales y nacionales, Magallanes está dando un salto cualitativo de primera importancia para su futuro.

Ya lo comenté en vivienda. Pero también lo comentaba el intendente, ha sucedido en salud: los tres hospitales comprometidos -Natales, Williams y Porvenir- están terminados, y eso significa que esta región cuenta con su red hospitalaria totalmente modernizada.

Y no es sólo una infraestructura maravillosa, preciosa, sino que también con mayor capacidad resolutiva, con más especialistas, en fin, lo que la gente necesita.

A este esfuerzo han sumado la prioridad regional de ampliar la red de atención a las personas con discapacidad, con el Centro de Rehabilitación, buscando dar atención universal y gratuita en materia de rehabilitación.

En materia de conectividad -un aspecto que es clave para cualquier región extrema- se ha avanzado por aire, mar y tierra. Con importantes inversiones en materia de puertos, aeropuertos y aeródromos, sendas de penetración y caminos. Pero también -ya ha sido mencionado- en conectividad digital, con el anhelado proyecto de Fibra Óptica Austral, ya adjudicado y que permitirá impulsar el desarrollo tecnológico tan necesario para la región.

Pero también lo vimos en los testimonios: Magallanes definió qué camino quería recorrer a futuro. Y con mucha claridad apuesta a ser un importante polo de desarrollo científico y de conservación de su rica biodiversidad, aprovechando su ubicación privilegiada respecto de la Antártica y las particularidades de su ecosistema.

Ahí están el Centro Antártico Internacional y el Centro Subantártico en Puerto Williams; y el Centro Asistencial Docente y de Investigación de la Universidad de Magallanes (CADI-UMAG) en plena construcción. Y a ello se suma la creación del Parque Marino Diego Ramírez – Paso Drake, en Cabo de Hornos, que abarcará un área de 140 mil km2 y aumentará a un 43% la superficie marina protegida del país, junto al recién creado Parque Marino de Juan Fernández.

Y quiero contarles una buena noticia, que viene a profundizar y hacer realidad esta vocación de desarrollo sustentable y participativo de la Región de Magallanes. Nosotros venimos de Cochrane que, en el marco de la ampliación de la Red de Parques de la Patagonia, firmamos cinco decretos de parques nuevos o ampliándolos, firmamos también el decreto que crea el Parque Nacional Kaweskar, que con sus casi dos y medio millones de hectáreas será el segundo parque más grande de todo el país.

Ha sido un largo proceso, con plena participación de las comunidades y previa consulta indígena. Con este fin hemos ampliado y reclasificado como parque la Reserva Nacional Alacalufes. Acogimos diversas propuestas formuladas por las comunidades Kaweskar participantes de la Consulta Indígena, como entre otras cosas querían que el nombre del parque fuera el que es, y la participación del pueblo Kaweskar en su administración junto a CONAF. Van a tener que armar una instancia sin fines de lucro, que va a permitir coadministrar con CONAF este parque nacional.

Pero además, porque yo sé que hay alguna gente que está interesada, el ministro Mena pronto vendrá acá a trabajar en el expediente para la eventual Área Marina Protegida de Múltiples Usos, que también ha sido una petición pero que se va a trabajar como corresponde.

Éste es un nuevo ejemplo de nuestro compromiso hasta el final por caminar junto a las regiones, con sus comunidades en crear futuro, pero que sea un futuro sustentable para todos. Quiero agradecer el gran aporte a la protección de nuestra biodiversidad que está haciendo la Región de Magallanes, CONAF, los Ministerios de Medioambiente y Bienes Nacionales, así como la activa participación del Pueblo Kaweskar en el proceso de Consulta.

Amigas y amigos:

En estos cuatro años de trabajo conjunto, yo creo que los resultados en la región están a la vista. Y esto nos llena de orgullo y de satisfacción, porque la tarea está bien hecha, pero por sobre todo porque son las personas -que es lo que a mí más me importa- las que se han visto directamente beneficiadas.

Son lo más de 2 mil 400 los y las jóvenes de la región que hoy estudian con gratuidad y la aprobación la semana pasada de los proyectos de educación superior son una gran noticia porque se define cómo va a ir incrementando la gratuidad, y sobre todo también el proyecto de fortalecimiento de las universidades estatales, como la UMAG. Y eso también va a ser un gran paso en la dirección de ir asegurando una educación pública de calidad.

Son casi mil nuevos cupos los que se han creado en educación parvularia, dando a los más pequeños de la región una oportunidad real de desarrollar al máximo su potencial y que sus madres puedan trabajar o estudiar tranquilas.

Es la reforma educacional que prometimos impulsar, y que con orgullo decimos: hemos cumplido. Aprobamos todos los proyectos de ley, tanto el de Inclusión, el de Nueva Carrera Docente, la así llamada Estructura Educacional, que antes se llamaba Desmunicipalización.

Creamos dos nuevas universidades estatales, la de Aysén y la de O’Higgins, y estamos en el proceso de construir 15 nuevos CFT estatales, que van a depender de las universidades estatales. Bueno, muchos más, lo que acabo de decir: educación superior y fortalecimiento de las universidades estatales.

Y ahora estamos avanzando también en el proyecto de ley de los asistentes de la educación, porque queremos que la reforma educacional sea sustantiva; y por cierto la cantidad de salas cunas, jardines infantiles, en fin.

Hemos cumplido. Pese a todas las dificultades, logramos sacar adelante un conjunto de proyectos que nos encaminan a ese Chile que queremos: un Chile donde el dinero deje de condicionarlo todo, donde nos levantamos como una sociedad con más derechos, con más solidaridad, con más voz, que quiere ser protagonista activa de su historia y que, en lugar de reproducir la inequidad, va camino de superarla, con oportunidades para cada hijo e hija de esta extensa y generosa tierra.

Quiero terminar agradeciendo a todos quienes han trabajado sin descanso en estos cuatro años para ver concretarse los sueños y anhelos de los magallánicos y magallánicas. A los funcionarios públicos, al intendente y sus equipos, a nuestros gobernadores que están aquí presentes, a las diferentes autoridades, y por cierto a los vecinos y vecinas de cada comuna de esta región austral.

Han sido 4 años de un trabajo colectivo sin parangón en la historia de Magallanes. Sé que no ha sido fácil, pero también sé que juntos seguiremos hasta el último día trabajando con la fuerza y el coraje de siempre, avanzando y consolidando avances que mejoran la vida en nuestra patria.

Así que muchas gracias, un abrazo a cada uno de ustedes.

Anuncios

Un comentario en “Texto del discurso de la Presidenta Michelle Bachelet en acto entrega subsidios habitacionales, Punta Arenas, 29 de enero de 2018”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s