Tolerancia, respeto y coherencia

Los valores republicanos son aquellos principios comunes y compartidos que hacen posible la convivencia democrática.   En estos tiempos turbulentos y a veces sombríos de la post-verdad y de las mentiras verdaderas, los valores republicanos se aprecian como un ideal ético que puede unirnos aunque seamos varios millones de ciudadanos que piensan distinto.

Yo respeto tu punto de vista tanto y cuanto tu respetas mi punto de vista, y dialogamos precisamente para que en nuestra diferencia, tratemos de encontrar aquellos hilos de convergencia que nos pueden ayudar a avanzar, o, si ello no es posible, por lo menos para que estemos de acuerdo que no estamos de acuerdo.

Si todos pensaran igual, la razón no sería posible y la sociedad funcionaría como una poderosa e inevitable máquina de fabricar unanimidades.  Las democracias, a diferencia de las dictaduras y las autocracias, se apoyan en la diversidad, en el pluralismo de las ideas y de los estilos de vida, en la puesta en común de distintas razones.

Pero el cemento casi invisible que le da sentido y estabilidad al edificio de la República y de la nación, es el principio del respeto a la diversidad y a la diferencia.  El pluralismo refleja la diversidad realmente existente en la sociedad.

La razón que me asiste tiene tanto valor como la razón que te asiste.  La razón es la facultad del argumento, del despliegue de las ideas en diálogo con otras razones. La razón es la facultad intrínseca del ser humano de identificar ideas y conceptos para cuestionarlos, hallar coherencia o contradicción entre ellos; de manera de inducir o deducir otros conceptos diferentes de aquellos ya conocidos. La razón, es nuestra capacidad para formar ideas, conceptos, valores, formas de entender el mundo del que somos parte, y para poner esas ideas al servicio y abiertas a los demás.

Necesitamos una fuerte dosis de tolerancia ante las ideas ajenas, de respeto por las ideas diferentes y de coherencia con las ideas propias, para que la República siga funcionando y progresando.

Y por eso la razón se apaga con el fanatismo, con el insulto, con la discriminación, con la violencia, con la imposición.

Manuel Luis Rodríguez U.

lapicera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s